PORTADA PRINCIPAL

ARTICULOS DE NUTRICON ORTOMOLECULAR
Tomo I/ Año 1/ Primera Época
Director y Editor en Jefe: Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado.Seattle Washington, USA.

lunes, 4 de febrero de 2008

La razón verdadera de los defectos de nacimiento / E. Cichowicz Emmanuelli, médico con práctica de Nutrición Ortomolecular en Santurce, Puerto Rico.

La razón verdadera de los defectos de nacimiento PDF Imprimir E-Mail
Escrito por E. Cichowicz Emmanuelli Especial para En Rojo   

Image
La semana pasada la prensa del país resaltó las estadísticas del Departamento de Salud que indicaban un aumento en la tasa de recién nacidos padeciendo de defectos congénitos de nacimiento y adscribiéndoselos a que nuestras mujeres de edad reproductiva no estaban tomándose los suplementos de ácido fólico recomendado. Y hasta ahí llegaban las recomendaciones – más ácido fólico resuelve el problema-. Me parece increíble que la Secretaria de Salud no mencione las muchísimas otras causas científicamente documentadas que inciden en producir defectos serios de nacimiento. ¿Será acaso que nadie en Salud lee artículos científicos que no sean de ácido fólico o es que están bajo presión para no leerlos? Aquí están las causas de los defectos congénitos de quien nadie en Salud se atreve hablar:

La vacuna de la influenza
El 28 de mayo del 2004 el Comité Asesor de la Práctica de Inmunización (ACIP) del Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) recomendó el vacunar a toda mujer embarazada, irrespectivo del trimestre del embarazo, con la vacuna en contra de la influenza. La recomendación fue prontamente endosada por la Academia Americana de Pediatría y el Colegio Americano de Obstetricia y Ginecología. Este acto es un crimen contra nuestros niños, con el único propósito de lucrar a las farmacéuticas.

La mayoría de las vacunas contra la influenza contienen el preservativo timerosal, una substancia  compuesta 50% por peso de mercurio (equivalente a 25 microgramos de mercurio por dosis). ¿Por cuál razón de tanta envergadura un departamento de salud les diría a las mujeres embarazadas y a los bebés (la vacuna también se recomienda para los bebés de seis meses en adelante) de un país que se inyecten con el elemento no-radioactivo más tóxico que hay en este planeta? ¿De qué enfermedad tan mala estamos protegiendo a esa población tan especial que hemos decidido envenenarlos a propósito con mercurio?

El CDC y las farmacéuticas citan un montón de estadísticas falsas sobre la incidencia y el peligro de la influenza en esa población para sostener la validez de este crimen. La verdad es que hay evidencia científica contundente de que desde un siglo atrás, durante los brotes de influenza más peligrosos – como el de la gripe española del 1918 y más recientemente la influenza asiática – nunca se afectaron los embarazos con defectos de nacimiento. El embarazo no es un estado de inmunidad pobre. Más aun, después de comenzar las vacunaciones, no hay estudio que indique que las mujeres embarazadas vacunadas sufrían menos enfermedades durante el embarazo. Todo lo contrario – hasta un estudio pobremente diseñado de Muñoz y colaboradores encontró un aumento de 400% en las hospitalizaciones de mujeres embarazadas vacunadas sufriendo de síntomas de monga, y aumentos en los por cientos de vacunadas padeciendo de diabetes gestacional e hipertensión. Muertes anuales de toda mujer en edad reproductiva a causa de influenza son de aproximadamente 1 por año. ¿Cuál es la urgencia de vacunar?

Les juro que no van a creer la investigación que usa el ACIP para justificar la seguridad de las vacunas contra la influenza durante el embarazo. Citan el estudio de más de 2,000 mujeres embarazadas hecho por Heinonem y colaboradores. Lo increíble es que este estudio no tenía nada que ver con la influenza – lo que se estaba investigando eran malignidades (cáncer) en niños como resultado de la vacunación de la embarazada con la vacuna de polio inactivada (IPV) – y lo que se encontró fue que la tasa de malignidades del sistema neurológico entre niños de 1 año de edad cuyas madres habían sido vacunadas con IPV era 13 veces mayor que el grupo no vacunado. Vacunar a una mujer embarazada contra la polio aumenta la posibilidad de que su hijo/a desarrolle un tumor maligno del cerebro o de otros tejidos neurales antes del año de edad en un 1300%. Uno pensaría que este hallazgo nada más abogaría por tener mucho cuidado con vacunar a mujeres embarazadas – y eso que el IPV no contiene timerosal.

La EPA (Environmental Protection Agency), siempre generando recomendaciones bien favorables a las industrias contaminantes, ha establecido unos niveles "tolerables" de mercurio por el ser humano. En realidad el número debe ser cero, pero aún usando los números de la EPA, una mujer embarazada vacunada contra la influenza manifiesta niveles de mercurio 3.5 veces el valor de la EPA. Y sabemos que el feto concentra el mercurio a más de cuatro veces el valor de la mamá. Diferentes estudios han demostrado una prevalencia de entre 8% y 16% de recién nacidos con concentraciones de mercurio en la sangre del cordón umbilical suficiente para disminuir su coeficiente de inteligencia (IQ).
 
La misma farmacéutica Eli Lilly dice sobre el timerosal "exposición en-útero puede causar retardación mental de leve a severa." El Programa Nacional Toxicológico asevera que el timerosal "es un veneno" y lo clasifica como carcinógeno (causante de cáncer) y teratógeno (causante de defectos de nacimiento). Las hojas informativas de las vacunas para la influenza Fluzone, Fluvirin y Fluarix en 2005-2006 indicaban claramente que no se habían hecho estudios de seguridad de la vacuna durante el embarazo y que los riesgos al feto nunca se habían investigado en términos de mutagenicidad (daño al material genético) y de carcinogenicidad. La EPA de California ha certificado que el timerosal es una toxina humana del sistema reproductivo - dicen "la evidencia científica de que el timerosal causa toxicidad reproductiva es clara y voluminosa … e incluye retardación mental severa y malformaciones."

¿Cómo carajo es entonces que la Secretaria de Salud nunca menciona  la vacunación de las embarazadas como un causante de defectos de nacimiento? Como dijo Upton Sinclair, "uno no puede esperar que alguien entienda algo cuando su salario depende de que no lo entienda."

Aspartamo
El aspartamo es un potente teratógeno y carcinógeno adictivo que viene disfrazado como un dulcecito. Aspartamo, conocido también como Equal, Nutrasweet, E951, Spoonful, Canderel y Benevia, es el dulcificante artificial presente en Diet Coke, Diet Pepsi, Crystal Light,  Slim-Fast, chicles, la mayoría de productos que dicen "sugar-free" y hasta en medicinas de niños como las vitaminas Flintstones.

El aspartamo es un coctel de tres venenos poderosos. Uno de ellos es alcohol metílico (el metanol) – el más mortal de los alcoholes – tan potente que 1 sola onza puede cegar o matar un adulto. El metanol del aspartamo se convierte en formaldehida – lo que se usa para embalsamar cadáveres, y una substancia que causa alteraciones permanentes al material genético – lo cual quiere decir que una mujer embarazada que consume aspartamo puede estar alterando la secuencia genética de sus nietos, condenando a generaciones futuras suyas a una serie de anomalías y enfermedades.

Con eso nada más es suficiente como para las autoridades de salud recomendarle a las embarazadas abstenerse de su consumo, ¿verdad? Qué va - sólo estoy comenzando.
La mitad del aspartamo es fenilalanina, una neurotoxina que baña el cerebro del feto y del bebé, disminuyendo el dintel convulsivo y disminuyendo los niveles de la serotonina, propiciando así problemas siquiátricos y retardación mental. Cuando se almacena un producto con aspartamo en un clima caliente como Puerto Rico, la fenilalanina a su vez se decompone a la molécula diketopiperazina (DKP). La DKP es una substancia bien conocida por producir tumores, especialmente del cerebro. Todos los experimentos iniciales con ratas de laboratorio que consumían aspartamo tenían como resultado una alta incidencia de cáncer del cerebro. Estudios posteriores con otros animales confirmaron la asociación con leucemias, linfomas y tumores del riñón, útero, ovario, páncreas, tiroides y testículo.

El tercer componente del aspartamo es ácido aspártico – un neurotransmisor potente que excita químicamente (sobre-estimula) las neuronas (células) del cerebro al punto que las destruye. Las células del cerebro del feto que más se destruyen son las que luego serían capaces de evitar la obesidad.

Me imagino que se están preguntando, ¿cómo demonios el FDA aprobó ese veneno para consumo humano? No solamente lo aprobaron, sino que a pesar de 20 años de experiencia y una epidemia de tumores de cerebro en niños jamás antes vista, rehúsan admitir que es peligroso y quitarlo del mercado. Claro, tienen que protegerle el bolsillo a la Coca-Cola y a la Pepsi de la demanda de clase tan gigantesca que se generaría de la FDA admitir que el aspartamo es una neurotoxina.  
 
Mujeres embarazadas consumiendo un producto que creen que les va a ayudar a no engordar tanto durante el embarazo, sin saber que le están destruyendo partes del cerebro a sus bebés y aumentando dramáticamente las posibilidades de que desarrollen un  cáncer durante la niñez. ¿Cómo es que nadie en el Departamento de Salud se molesta por esto y lo da a conocer? Se callan y se convierten en cómplices con el FDA de crímenes contra nuestra juventud en nombre del lucro corporativo.

Drogas recetadas
En ningún momento se menciona que un problema puede ser la cantidad de drogas aprobadas por el FDA que una mujer de edad reproductiva puede estar tomando en el momento de quedar embarazada y que son teratogénicas. La cosa es que cuando una mujer se da cuenta por síntomas o por fechas de que está embarazada, ya la formación inicial de todos los órganos del feto ha sido completada. Medicina que estaba tomando que podría afectar la formación de un órgano vital del feto ya hizo su daño. Es de vital importancia entonces que un departamento de salud competente constantemente esté llevando el mensaje a toda mujer de edad reproductiva de las drogas por receta más importantes que hay que evitar. No pueden quedarse con el mismo sonsonete de "eviten las drogas ilegales, el alcohol y los cigarrillos." Algunas drogas legales son igual de peligrosas.

¿Con qué frecuencia una mujer embarazada toma una droga teratogénica? El estudio de Andrade y colaboradores en Massachusetts en el 2006 pone la cifra en 1.1% (equivalente a 110 casos por cada 10,000 embarazos). Esto es bien significativo en términos de que nuestro Departamento de Salud está reportando tasas de malformaciones congénitas de entre 4 y 20 por 10,000.

Por ejemplo, un estudio retrospectivo sugiere que la droga antidepresiva Paxil puede causar defectos congénitos, especialmente del corazón. El dextromethorphan, un ingrediente común en los jarabes para la tos y el catarro, se ha asociado a defectos de nacimiento. Investigadores canadienses encontraron que mujeres embarazadas que usaban drogas antiinflamatorias no-esteroidales (Advil, Aleve, Anaprox, Naprosyn) durante el primer trimestre aumentaban el riesgo de tener bebés con defectos congénitos, especialmente del corazón. La droga anti-epiléptica valproate (Depakene) durante el embarazo plantea un riesgo aumentado de muerte fetal y de defectos congénitos. El Lamictal, una droga usada en casos de desorden bipolar, presenta un riesgo aumentado de defectos de nacimiento si es usada durante el embarazo. Bebés nacidos de madres que utilizaban inhibidores de ACE (Captopril/Capoten, Enalapril/Vasotec), para controlar su presión, especialmente durante el primer trimestre del embarazo, padecen de más malformaciones congénitas. (Esta última clase de drogas ya traen una advertencia de que pueden causar daño o hasta muerte fetal.)

En cuanto al ácido fólico, tan importante es usarlo como suplemento antes y durante del embarazo, como lo es el no usar drogas que sean antagonistas del ácido fólico, bajando los niveles o no permitiendo que la vitamina lleve a cabo su función. Medicamentos que inhiben el ácido fólico incluyen: la aspirina, los anticonvulsivos Dilantin, Zarontin, Mysoline y Tegretol, los antiinflamatorios Azulfidina y Celebrex,  y los bloqueadores de la acidez Tagamet, Pepcid, Zantac y Axid.

Vitamina A y Aceite Omega-3
La falta del ácido fólico en la dieta  no es la única deficiencia nutricional que puede generar defectos congénitos del tubo neural en el feto. Hay que ponerle igual atención a la vitamina A y a los aceites omega-3.

La verdadera vitamina A sólo ocurre en las grasas de animales. En culturas primitivas a través del mundo, a las mujeres embarazadas se les enfatizaba el consumir alimentos ricos en vitamina A - el hígado, la mantequilla hecha de leche primaveral (de ganado alimentado del pasto nuevo de la primavera) y los huevos de pescado – sabiendo que estos alimentos eran los que producían bebés saludables y bien formados. Sabemos hoy en día que la vitamina A es la que regula la diferenciación de las células madre hasta convertirse en las células específicas de cada órgano. En la ausencia de la vitamina A, los órganos no se desarrollan correctamente, especialmente el corazón y sistema nervioso central (cerebro y cordón espinal).

Desafortunadamente, el FDA y otras agencias de salud aconsejan en contra de que la embarazada consuma productos como el hígado y el aceite de hígado de bacalao, advirtiendo que un exceso de la vitamina A puede causar defectos de nacimiento. Esas recomendaciones estúpidas se basaron en un estudio de muy poco valor científico y van en contra de mucho conocimiento científico genuino.

Mujeres embarazadas o tratando de quedar embarazadas deben ingerir por lo menos 20,000 unidades de vitamina A al día en forma de suplemento – además de a la vitamina A que consuman en forma de hígado, mantequilla, mariscos y yemas de huevo–.
Estudios recientes apuntan hacia la importancia de los aceites omega-3 en el desarrollo del cerebro del feto y más tarde del infante. Los aceites omega-3 necesitan las vitaminas A y D para funcionar y la mejor fuente de las vitaminas A y D y del aceite omega-3 es el aceite de hígado de bacalao. Por algo lo usaban nuestras abuelitas.

Venenos ambientales
No hace mucho que los científicos pensaban que la placenta protegía al feto de los contaminantes ambientales. Sin embargo, ahora sabemos que en esas primeras semanas cuando las células madre van diferenciándose y estableciendo los fundamentos estructurales de lo que serán los órganos individuales, la sangre del cordón umbilical trae no solamente el oxígeno y los nutrientes tan necesitados, sino una corriente ininterrumpida de toxinas industriales y de contaminantes ambientales.

En un estudio impactante hecho por el "Environmental Working Group"(www.ewg.org) titulado "Body Burden", se encontró que la sangre del cordón umbilical de un recién nacido en Estados Unidos contiene un total de 287 químicos industriales – desde pesticidas hasta contaminantes generados en la producción e utilización de hidrocarburos–. De los 287 químicos detectados, sabemos que 180 causan cáncer en humanos o en animales, 217 son tóxicos al cerebro y 208 causan defectos de nacimiento.

La ley federal que regula la aprobación de químicos comerciales no se ha reformado para proteger a nuestros niños en más de 30 años. La ley ("1976 Toxic Substances Control Act") lo que hace es facilitar la aprobación rápida de químicos nuevos sin necesidad de demostrar que no presenten un riesgo a la comunidad. Los departamentos de salud y las organizaciones médicas no dicen ni pío.

Pero para que todo esté bien, te recuerdan que debes tomarte tu ácido fólico.

Comentarios a: . DrC@muriendoporlaboca.net Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla
El autor es un médico con práctica de Nutrición Ortomolecular en Santurce, Puerto Rico. Tel 787-724-7674



--
AHANAOA A. C.
Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado
http://www.nutriologiaortomolecular.org/
http://www.seattlees.com/

NUTRICIÓN ORTOMOLECULAR


Método que utiliza dietas saludables y nutrición óptimas, individualmente planeadas.

Es el método científicamente determinado, más eficaz, para aumentar el vigor, promover y fortalecer la salud, recuperarla cuando ésta se ha perdido y para prevenir enfermedades.

Orto, significa correcto. La nutriología ortomolecular sostiene que la salud depende fundamentalmente de una alimentación y una nutrición óptimas. Que la salud puede ser reestablecida y/o fortalecida con una dieta saludable y un aporte individualmente planeado de nutrientes: carbohidratos, proteínas, grasas, vitaminas, minerales, aminoácidos, agua, fibras, oligoelementos, enzimas, coenzimas, fibras, fitoquímicos, y otras sustancias naturales, normalmente presentes en los alimentos naturales y en el organismo humano.

Entre otros, algunos de los principios que fundamentan la nutriología ortomolecular son: La contaminación del medio ambiente y la adulteración de la comida por los procesos de industrialización son las principales causas de la enfermedad. La nutrición óptima es la principal línea de abordaje terapéutico para corregir las alteraciones de la salud: una vez optimizado el aporte nutricional de manera individual, a nivel celular, las alteraciones metabólicas causantes de las enfermedades son corregidas. La individualidad bioquímica es una norma fundamental para establecer tanto un diagnostico, como un tratamiento. Las pruebas sanguíneas no reflejan necesariamente los niveles tisulares de nutrientes en los órganos, por lo que tienen poco valor diagnostico.



Cala H. Cervera

Cala H. Cervera
Escritora y colaboradora de nuestro sitio

Quien es Cala H. Cervera?


Desde pequeña sufrí de ataques de pánico, que en la adolescencia se convirtieron en agorafobia. Por circunstancias de la vida, a los 23 años me trasladé a vivir a Londres y fue ahí donde conocí el mundo de la nutrición ortomolecular.

A raíz de leer los libros de la escritora de temas de salud, Leslie Kenton, comencé a hacer cambios en mi dieta y pude experimentar en persona el poder de la alimentación. Eso hizo que me decidiera a estudiar la carrera de nutrición ortomolecular, en el Institute for Optimum Nutrition de Londres, con el objetivo de ayudarme a mi misma a superar mis trastornos de salud. Durante los años de carrera conocí mejor mi bioquímica, mis desequilibrios nutricionales, intolerancias alimenticias, falta de nutrientes y, en general, lo que mi organismo necesitaba para sentirse bien.

A los 32 años, al terminar la carrera, yo era otra persona y mi entusiasmo por mi propio proceso me animó a trabajar como terapeuta para poder ayudar a otros. Desde aquellos años, en que sufría de ataques de pánico a diario y apenas podía salir a la calle, hasta hoy, han pasado muchas cosas en mi vida. Sin embargo, lo que se ha mantenido siempre presente es mi entusiasmo, pasión y respeto por la nutrición ortomolecular.

Cala H. Cervera es nutricionista ortomolecular, diplomada por el Institute for Optimum Nutrition, de Londres (Inglaterra), donde cursó la carrera entre 1994 y 1997.

Durante un año se dedica a la investigación sobre la relación entre los ataques de pánico y la hipoglucemia reactiva, dando como resultado un estudio titulado "The Study of Reactive Hypoglycaemia as a Possible Factor for the Development of Agoraphobia". A través de este estudio, se dedica entre 1997 y 1999, a dar conferencias, en asociaciones relacionadas con ataques de pánico y fobias, para introducir este nuevo concepto sobre los trastornos de ansiedad.


En 1999 decide instalarse en Barcelona (España) donde abre su propia consulta y comienza a colaborar con revistas de salud como Vital, CuerpoMente, Integral, Natura Medicatrix, Natural, Info-Inca, Athanor... A través de sus publicaciones y conferencias, se convierte en la pionera de la nutrición ortomolecular en España.

En el 2000 es invitada por la Universidad de Santiago de Compostela (España) a impartir seminarios a médicos sobre nutrición ortomolecular, como parte de un programa de doctorado.

Ese mismo año publica su primer libro
"Nutrición Ortomolecular: Revoluciona tu salud con la medicina del Siglo XXI" , editado por Art Enterprise.

A partir del 2000 está dedicada a la investigación sobre la candidiasis crónica, su especialidad.
En 2002 es invitada a participar en el Primer Congreso Internacional de Nutrición Celular celebrado en Barcelona.

En 2003 publica el libro
"La Candidiasis Crónica" , y reedita su primer libro "Nutrición Ortomolecular: Revoluciona tu salud con la medicina del S.XXI" , ambos publicados por Robinbook.

En agosto de 2005 es invitada por el Colegio de Nutricionistas de Chile a participar en el VIII Congreso Nacional de Nutricionistas y 1º Internacional, en Santiago de Chile.

Actualmente, sigue escribiendo y trabajando en su consulta de Barcelona.